sábado, 1 de marzo de 2008

¿a dónde van?

¿A donde van las palabras que no se quedaron?
¿A donde van las miradas que un día partieron?
¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón?
¿O se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?
¿Acaso ruedan sobre los cristales,
cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a donde van? ¿a donde van?
¿En que estarán convertidos mis viejos zapatos?
¿A donde fueron a dar tantas hojas de un árbol?
¿Por donde están las angustias, que desde tus ojos saltaron por mí?
¿A donde fueron mis palabras sucias de sangre de abril?
¿A donde van ahora mismo estos cuerpos,
que no puedo nunca dejar de alumbrar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a donde van? ¿a donde van?
¿A donde va lo común, lo de todos los días?
¿El descansarse en la puerta, la mano amiga?
¿A donde va la sorpresa, casi cotidiana del atardecer?
¿A donde va el mantel de la mesa, el café de ayer?
¿A donde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a donde van? ¿a donde van?
Silvio Rodríguez.
Álbum "Mujeres"

3 comentarios:

limoncello dijo...

hace poco escribi un post de esto...esta cancion me lleva siempre a momentos donde descubrí la verdadera amistad, con todos sus componentes de desgarro y de felicidad plena....silvio siempre me lleva a algun lugar especial donde no me lleva nadie...asi que las que cosas que calan el alma quiero creer que van a un atardecer donde atesoro la parte mas ingenua de mi corazón.

Moritu dijo...

Gracias por la canción, Amalia, me ha abierto. La he escuchado sin oirla. Sólo leyéndola, mi cabeza se ha ido, como un papel roto en un remolino de viento, y al mismo tiempo me he quedado como petrificado en cada uno de esos instantes, miles, y por unos segundos casi se me escapan trocitos liquidos del alma. Me recuerda cosas. Mis 25 años y mis miedos de entonces, las caricias que venían y las caricias que no tenía, me recuerda que, milagro, había otro tipo de poesía. La soledad de los otros, de las cosas, la trascendencia de lo cotidiano, el más allá de lo que vemos.....(reza más o menos así un dicho de no sé quien: lo que has visto no es más que una representación de lo invisible)
Amalita, pedazo de blog, no lo dejes, es puro corazón.
Morito.

amalí dijo...

morituuuu, gracias, sabía q escribías bonito pero no habia tenido el gusto de paladear tus palabras, anímate a un blog! estoy contigo en cuánto trae a nuestra memoria las canciones de silvio y ésta en particular. M parece preciosa, conmovedora, una genialidad, captando la trascendencia que hay en la cotidianidad - una capacidad q tiene mi compi Carlos, ya te dare su enlace - . Me sugiere la resistencia a la pérdida de esos momentos, pone de relieve lo efímero q son y de alguna forma es una pregunta por la resurrección: qué ocurrirá despues, en qué queda todo lo vivido. UN ABRAZO FUERTE.